Posts etiquetados ‘novela’

Cortazario - Julio Cortazar - Alejandra Pizarnik

Ahora que hace 50 años que se publicó Rayuela; y que el mundo es un confuso y triste hipertexto, mucho más oscuro y desolado que la carta al bebé Rocamadour; y a mi se me ocurre recordar cuando Alejandra Pizarnik perdió el manuscrito de esta novela, y también, por qué no, pensarme que las grandes obras necesitan más de dos manos; que se debe tejer el encanto de la propia vida literaria en colectivo porque juntos somos más para reírnos de la muerte y sí vamos a estar solos y no hay tu tía, que la cosa sea más llevadera de a dos, cuatro, seis.

(más…)

No sé cómo llegó a mis manos el manuscrito de la novela Tan lejos que olvidar volver, quizás de pura desidia, como sostiene su personaje, Fernando Funes. Pero lo cierto es que allí, con una lucidez bien acertada para mi estado anímico, Funes plantea que todo debe ser olvidado y eso se me antoja a la actitud de Heidegger cuando dejó de escribir porque ya no había nada en el lenguaje para nombrar el dasein.

Quizás la clave, no tan sólo de estos días que me resultan un hastío insoportable, sea esto: olvidar. Olvidar para no volver, ni siquiera a los lugares comunes en los que se sostiene la vida cotidiana. Olvidar con empeño de burro empacado. Olvidar esa nostalgia que nos lastima. Olvidar tu nombre, todos los nombres acuosos de mi memoria. Olvidar para que no duela porque la memoria es presencia de la ausencia y la ausencia es presencia del paraíso perdido, eso que ya no vuelve como dice el tango.

Hoy necesito olvidar, pero olvidar ya, de la noche a la mañana y ahí está el yeite: no se olvida de un sopapo. Olvidar lleva su tiempo, su paciencia, su devenir, su espacio. Es como borrar día a día el costado frío de la cama: tu recuerdo. Como desempolvar esta telaraña en los ojos que nos teje la cotidianidad. Como escupirle a la nada.

Quisiera que mañana el día me despierte con un olvido tan rotundo que ni siquiera me permita respirar.Para sacarme este recuerdo de todo lo que hace de mí este despojo de mujer.

Amén.

Entre Papeles inesperados, el póstumo libro de Cortázar, se encuentra un texto que dice esto: “Triste, solitario y final, como dice Raymond Soriano, escribí Rayuela para mí, es decir para un hombre de más de cuarenta años y su circunstancia -otros hombres y mujeres de más de 40 años. Muy poco después, ese mismo individuo emergió de un mundo obstinadamente metafísico y estético, y sin renegar de él entró en una ruta de participación histórica, de apoyo a otras fuerzas que buscaban y buscan la liberación de América Latina“.

Y ahora, que vuelvo a ver esta entrevista, vuelve la misma idea sobre Rayuela en Cortázar o quizás una idea que siempre se mantuvo latente, allí, agazapada en el cuerpo enormísimo de Julio.

Para quienes quieren comprar el libro, aquí está a la venta. Si alguien me lo presta, bailaré treguacatalaespera.

Desde que me enteré que 2666 ganó los premios Max por mejor obra de teatro y mejor escenografía en España, me empeñé por encontrar un vídeo de la obra, aquí el resultado (no tan feliz):

Si bien un vídeo no le hace justicia a la maravillosa experiencia en vivo del teatro, se puede ver algunas cositas y estás no son tan agradables, pero en fin

La versión de teatro de la novela de Bolaño ha sido realizada por Alex Rigola y el Teatre Lliure. Los españoles (jaja) definen la obra como: “Quienes lo han visto coinciden en señalar que estamos ante uno de los espectáculos teatrales más importantes que se han hecho en nuestro país. Es más, aseguran que hay que degustarlo como se disfruta una gran obra de arte. Así pues, con esa intención iremos a ver 2666, la adaptación que Àlex Rigola y su Teatre Lliure han hecho del maravilloso libro del chileno-mejicano-español (jajaj) Roberto Bolaño, adaptado para la escena por el propio director junto a Pablo Ley.

Les ha salido un espectáculo de cinco horas. Pero que nadie se asuste, no hay más que recordar lo que nos ha pasado con Brook, Lepage, Lupa y otros famosos directores cuando nos han traído joyas con esa, y aún mayor, duración. Pues que nos han vuelto del revés y hemos salido con las manos rojas de aplaudir y el alma cantarina del contento. El libro póstumo de Bolaño está estructurado en cinco parte con argumentos bien diferenciados. Como ejes centrales, la enigmática figura de Benno von Archimboldi y los asesinatos de mujeres en Santa Teresa, convertidas en una metáfora escalofriante del enigma de la destrucción“.