Archivos de la categoría ‘Lo que cocino’

Pizza sin gluten

Esto de ser mamá se lleva todo tu tiempo y energía, más aún cuando una combina trabajo y maternidad. El tiempo privativo de una es un ideal que a veces se concreta cada 15 días o en esas horas libres del día que te deja el bebé, pero que rápidamente se las lleva el cansancio y el sueño.

Soy de las madres que que todavía se siente entre la espada y pared todavía por la falta de tiempo: por momentos lamentándome de no poder hacer tal o cual cosa; luego calmándome al verla a Eloisa sonreír o sorprenderse por cualquier nimiedad. La vida es bella me digo; y entre pañales, algún que otro llanto y juguetes, lo único que hago con el poco tiempo que tengo es pensar qué cocinarle para que coma bien y agarre el gusto por la comida y la cocina. A mi me gusta la pizza, es más el mundo sin pizza sería un error, así que ayer ensayé una pizza libre de gluten, hecha con almidón de mandioca, que es lo que tenía en casa.

(más…)

Arroz con azafrán y pollo (2)

Están siendo tiempos de transición en mis días: un cambio que no termina de completarse, que no inaugura un nuevo tiempo; y esa suerte de limbo afecta siempre mi voluntad de hacer cosas, especialmente cocinar. Termino cayendo en la trampa del delivery a falta de mejor cosa y los platos más sencillos ni siquiera son imaginados.

Para ahuyentar esa suerte y compartir un sabor casero, el otro día me animé con éxito a este arroz azafrán: una receta sencilla, nada rebuscada, rápida y deliciosa. El truco de este arroz azafrán es el uso de hierbas frescas: ponele todo lo que tengas, minutos antes de apagar el fuego y dejarlo reposar antes de llevarlo a la mesa.

(más…)

Capelittini carne ahumada

Hace poco más de dos semanas fui a pasar el cumpleaños de una amiga que vive en Sáenz Peña, una ciudad a 160 km de Resistencia. Allí, en la calle 12, está la cooperativa La Unión, un emprendimiento de los eslavos de la zona.

Croatas, servios, eslovacos, montenegrinos se juntaron para que podamos disfrutar de la chacurtería de su tierra natal en el corazón del Chaco. Si vas a Sáenz Peña, pasar por La Unión es una visita obligada. Podes encontrar carnes ahumadas, lomos, salchichas, quesos, salchichones, pollos ahumados: todos con el método tradicional de ahumado en tambores y a leña, nada de artefactos eléctricos.

El día que fui sólo había carne ahumada de cerdo: me traje un generoso pedazo y una pieza de queso casero. Delicias! Pensé en comerlos en una picada, pero un día se me antojaron unos capelettini, así que acá va la receta de capelittini con carne ahumada, un plato que lleva menos tiempo prepararlo que lo que tarda el delivery.

(más…)

Chipa guazu1

Dicen que cocinar es el acto más privado y arriesgado. Al cocinar, se coloca veneno o amor al alimento. Si la cocina es un modo de amar, a mujer que me pasó esta receta amaba más que a nada a su familia, a quienes regalaba cada sábado este festín.

De Asunción del Paraguay me traje muchas cosas, pero ninguna como el sabor del chipa guazu de Nina Benitez, la mujer que hacía el chipa guazu más rico del mundo a mi paladar. Acá la receta de chipa guazu adaptada a nuestra tierra, donde no hay queso Paraguay y la grasa de cerdo es algo que no se consigue mucho. Hagánse el chipa guazu, vale la alegría y hagánselo a alguien que amen!

(más…)

Salteado cerdo (1)

Como dice Enrique Expósito en El que tiene sed, “el amor sí existe. Es una catástrofe, una calamidad, una peste letal como el cólera morbo. Es raro, eso sí. Es raro y monstruoso”. Sin embargo, cuando sucede hay que celebrarlo a toda pompa y con comida.

Esta receta de salteado de cerdo surgió de una celebración del amor, en donde mi amiga Carolina muy amablemente bendijo la unión, que hoy me llena el alma y el estómago. Si bien es una receta reciclada (el plato original fue una bondiola al aceite de oliva y albahaca), no por eso menor y nos alegró varios días la pancita.

(más…)

IMG_20131123_222121

Cocinar no sólo se trata de alimentar el cuerpo sino de alimentar el alma, celebrar las relaciones y cerrar una vez más ese lazos con la gente que uno quiere porque en el acto de cocinar se esconde una muestra más del cariño. Incluso si uno ejerce la cocina como profesión tampoco esta ausente esa caricia que uno sirve en el plato, al menos en el buen ejercicio de la gastronomía.

Y esto fue un poco lo que pasó el sábado pasado entre mi madre, mi hermana menor y yo: nos juntamos a comer en una fecha especial de nuestra familia. Era el aniversario de nacimiento de mi abuela, que ya murió hace 8 años, pero que hubiese cumplido 88. Entre las copas, la mesa al aire libre y esta receta de pasta con que hay que improvisé, la Gladys también se sentó en nuestra mesa y nos acompañó, mientras en la charla renovamos ese lazo que nos hace hijas y madre.

A la salud de mis muertos, de mi madre, de mis hermanas, que la vida se ríe más fuerte que la muerte en muchos días!

(más…)

arroz y salteado

No me gusta nada que me digan qué tengo que hacer y mucho menos qué comer, pero tendré que irme acostumbrando a esto porque mi dieta deberá cambiar drásticamente con el diagnóstico de hipotiroidismo y pre diabetes.

Menos harinas blancas, nada de dulces y cervezas, pocas salsas y cremas pintan un panorama un tanto desabrido, al que uno le pone sabor a fuerza de voluntad. Se viene el reinado de las verduras crudas; de las vinagretas y mucha mucha mucha mucha fruta, que me encanta. Ya veremos cómo ponemos a trabajar la imaginación para no perder un ápice de intensidad en el paladar; mientras sucedes esto va una receta de salteado y arroz para chuparse los dedos.

(más…)