Salteado cerdo (1)

Como dice Enrique Expósito en El que tiene sed, “el amor sí existe. Es una catástrofe, una calamidad, una peste letal como el cólera morbo. Es raro, eso sí. Es raro y monstruoso”. Sin embargo, cuando sucede hay que celebrarlo a toda pompa y con comida.

Esta receta de salteado de cerdo surgió de una celebración del amor, en donde mi amiga Carolina muy amablemente bendijo la unión, que hoy me llena el alma y el estómago. Si bien es una receta reciclada (el plato original fue una bondiola al aceite de oliva y albahaca), no por eso menor y nos alegró varios días la pancita.

Salteado de cerdo (con fideos)

Ingredientes para 4 personas

250 gr de cerdo en tiras o cubos
Salsa de soja a gusto
Ralladura de 1/2 limón
2 dientes de ajo picados
1 pimiento rojo en tiras
2 cebollitas de verdeo
1/2 cebolla en cubos
1 pizca de jengibre molido
Pimienta negra molida y aceite de oliva a gusto
1 pizca de sal
Hojas de albahaca para adornar
250 gr de pasta o arroz para acompañar

Preparación

Como les contaba, el cerdo que usé en esta receta es la sobra de una bondiola que condimenté con aceite de oliva, pimienta negra y albahaca. La hice al horno para una cena anterior y como sobró un buen pedazo, la corté en tiras para este salteado.

Si no tienen la sobra, cualquier pedazo de pulpa de cerdo sirve. Luego de cortarlo en tiras o cubos, lo dejan marinar en aceite de oliva, salsa de soja, pimienta negra recién molida y una pizca de jengibre. Basta con media hora dentro de la heladera y está listo para usarse.

Cortan los vegetales en cubos o tiras, dependiendo si les gusta más o menos su presencia. Reservan. Cortan el ajo en láminas.

Si no quieren comerlo solo al salteado, pueden hacer un arroz blanco o una pasta. Para ello una vez que picaron todo, ponen el agua para cocerlos. Una vez que eche el primero hervor, añaden la pasta o arroz y lo cocinan el tiempo necesario. Escurren y reservan con un hilo de aceite de oliva para que no se pegue.

En un wok o sartén, añaden un chorro generoso de aceite de oliva y cuando esté bien caliente añaden el cerdo primero. Saltean con movimientos enérgicos hasta que estén dorados e incorporan los vegetales y el ajo. Remueven y condimentan con el jugo de la carne, la pimienta negra recién molida, el jengibre y la pizca de sal. Cocinan por 5 minutos, sin dejar de remover hasta que vean que el cerdo y las verduras están como abrillantados. Apagan el fuego y añaden la pasta o el arroz, sin dejar de remover para que no se pegue nada. Rocían con un suculento chorro de salsa de soja y aceite de oliva.

Colocan en bols individuales y adornan con la hoja de albahaca y la ralladura de limón por encima.

Degustación

Siempre es mejor comer acompañado, así que se hacen de amantes, familia y amigos para degustar este plato una noche de verano. Si pueden sacar la mesa a la vereda, el patio o el balcón, tanto mejor así disfrutan de la luz de la luna. Pueden acompañarla con una ensalada de hojas verdes, bien amargas, y unas tostadas. Para beber un té negro frío con limón; una cerveza liviana o una copa de vino blanco bien fría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s