Amor, tranquilo, amor (por MK)

Publicado: 10 octubre 2012 en Literatura Resistente
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Una vez más Mercedes iba a forzar las letras para ajustarlas a las únicas palabras que conocía y que sin embargo no sabían decir nada de ella. Era como un mandato necesario, casi vital entre tanta palabra muda o ahogada que recorría sus días.

Y Mercedes pensaba en el amor y la vida como la misma cosa, sin darse cuenta que el amor y la vida fueron siempre dos buenas enemigas y que en nombre de la vida y sus responsabilidades; la vida misma le iba comiendo vida al amor. Así y contra todo pronóstico, Mercedes torcía su suerte y sentía un amor tranquilo/

que le estrujaba el alma en silencio/

que le alborotaba la mirada para dejarla ahí petrificada y muda ante el subibaja de la yarará que el amor, tranquilo, amor le producía en el ecuador de su cuerpo.

Y era entonces cuando a Mercedes le importaba muy poco la vida y la sucesión de los días o el odio en la oficina y esa forma tan violentamente enferma de ser de sus compañeros y el amor, tranquilo, amor lo inundaba todo, llenando el aire de olor a jengibre, hinchando los pulmones de cannabis y atajando cada bronca con la destreza inverosímil de Lance Amstrong.

Mercedes sabía que tenía que forzar las letras para ajustarlas a las únicas palabras que conocía y que sin embargo no decían nada de ella, así la yarará comía su amor y su vida.

Y otra vez todo tenía sentido. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s