Partimos de la premisa que no digo nada nuevo: Roberto Bolaño fue un inmenso poeta, Los perros románticos es el título que reúne gran parte de su obra en verso y es conocido por todos.

Hasta hace unos días el Bolaño poeta era totalmente desconocido por mí: siempre pensé que este chileno era un narrador de la puta madre, que no es poca cosa, y sin embargo con La Universidad Desconocida me desayuné con un poeta intimista y universal: doblemente no poca cosa.

A La Universidad… la compré por dos cosas: primero porque salía $10 con la edición de Página/12, y segundo porque andaba con hambre de una lectura cómoda que pueda llevar a todos lados y que sea leída en cualquier momento: la poesía es un buen alimento ante esta necesidad, pruebénlo.

Lo grato, lo novedoso es haberse encontrado con un Bolaño que es doblemente inmenso: que es íntimo y universal con igual intensidad. Que se abre desde su experiencia de vagabundeo por la viaja Europa para meterse de un tiro en tu vida, en lo que te pasa en ese mismísimo momento en que tus ojos recorren las letras de las palabras de los poemas del libro de Bolaño: simplemente hermoso, como pocas cosas!

Yo creía que había leído las palabras pa-ra-mí cuando Pizarnik me decía “Esta noche he visto pero no/nadie es del color del deseo más profundo”, pero en el centro mismo vino a arremeter Bolaño, desde un librito de edición económica, con “Esperas que desaparezca la angustia/mientras llueve sobre la extraña carretera/en donde te encuentras/Lluvia: sólo espero/que desaparezca la angustia/estoy poniéndolo todo de mi parte”.

Uno último, para convencerlos de los efectos felices del Bolaño poeta:

Ahora tu cuerpo es sacudido por

pesadillas. Ya no eres

el mismo: el que amó,

que se arriesgó.

Ya no eres el mismo, aunque

tal vez mañana todo se desvanezca

como un mal sueño y empieces

de nuevo. Tal vez

mañana empieces de nuevo.

Y el sudor, el frío,

los detectives erráticos,

sean como un sueño.

No te desanimes.

Ahora tiemblas, pero tal vez

mañana todo empiece de nuevo.

Gracias Bolaño, tu poesía me ayuda a soportar estos días.

comentarios
  1. Edu Barreto dice:

    Justo hoy en este día poético, él esta en mi bolso, me acompaña a todos lados, hoy necesito de su voz, y hoy te agradezco que lo tenga de este lado del río. Feliz día Monica!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s