Now you know (por MK)

Publicado: 17 septiembre 2009 en Literatura Resistente
Etiquetas:, , , , , , ,

coffeash

One flight down….now you know you’re wrong suena. Nuevamente casi por error, casi por destino, ella había puesto ese tema de Norah Jones en el reproductor mientras escribía las cosas que se escriben para sobrevivir; y una y otra vez la canción resonaba diciéndole algo, hablándole de frente, ¿a su corazón?, ¿a su cabeza? En momentos como estos solamente puede resignarse al sonido suavemente violento de la canción, condenándola al eterno repeat one, hasta que llegue otra canción para sacarla de este vuelo en el que sabe que puede equivocarse, en el que ha visto su cara mucho más vieja que lo que recordaba.

Ella sabe que no es buena para decir lo que siente, cree que es un poco mejor para escribirlo, pero nunca para narrar eso que sucede en el vericueto de su corazón, en el pasillo oscuro de su memoria revuelta y sabe hacer tan pocas cosas con el amor, con esta vida.

Ese día ella quería tocar su mano, estirarla y atravesar el páramo desierto de la mesa de café que los separaba, sobrevolando los vasos de jugo de naranja y sus cigarros, sostenerla así un minuto para saber qué se siente, desafiando al tiempo y la distancia a no sentir nada, a no repetir el oleaje de escalofríos que él supo producirle años atrás. Sin embargo mantuvo las formas que se imponen en encuentros como estos: cada uno sonrío, se calló, se enojó, se sintió incómodo, avergonzado, se emocionó, extrañándose cada uno de ambos. Nunca se miraron a los ojos. Ella no pudo y no sabía por qué. Nadie habló del amor porque era cosa prohibida, así como la felicidad o la tristeza de levantarse cada día solos, cada uno en su orilla.

En algún momento tenía que terminar esta mezcla de encuentro feliz e incompleto y acabó con una caminata de 50 metros y un adiós más frío que el congelador. Como en las películas, cada uno caminó para lados opuestos de la calle. Nadie se volteó. Y todo quedó como alguna vez había terminado: inconcluso, abierto allí en algún lugar del corazón, ése donde más duele la vida y la muerte.

In this place, where your arms unfold , here at least you see your ancient face.

comentarios
  1. Fernando dice:

    siempre quise desgranar emociones y música en algún relato…
    chapeau! te salió che! ni dudes que sirven estas catarsis! que arte….ipuuuuuu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s