Los hombres tristes del yacaré

Publicado: 13 abril 2009 en Literatura Resistente
Etiquetas:, , , , , , , , ,

yacare

“Al cabo de un rato comprendí que el paraíso estaba lleno de deliciosos problemas. Que existía la incertidumbre y la esperanza y aun el desengaño. Pero que todo asumía la más noble de sus formas. Y entonces tuve la certeza de que ese era el paraíso que Alguien había pensado para mi, el único posible”.

Final del libro “El Fantasma” de Alejandro Dolina.

Cuentan los cuentan que hace un año el yacaré cruzaba a nado desbocado las turbias aguas del Paraguay. Y allí en la tierra resistente del Chaco Argentino se encontraría con nuevos lectores, amigos y detractores, que celebrarían en las más variadas formas esta empresa.

La leyenda sostiene que en la casa de una esquina cualquiera se encontraron asuncenos y resistentes para fraguar el plan: los primeros hace años sostenían un yacaré que quería conquistar el mundo, los segundos simpatizaban con la idea, pero consideraban que el mundo no era vasto, que debían conquistar también sus alrededores. Así, hijo de la improvisación y las ganas, el yacaré unió, acercó e imprimió en sus páginas, la doble realidad de Asunción y Resistencia. Y por fin se materializaron las palabras del místico Elbo Cero del yaca.

Pero ninguno se percató de las intricadas vueltas del destino, de las maquiavélicas cavilaciones de la vida y de la muerte. Y como castigo a su inocencia aparecieron los Refutadores de Leyendas, quienes prometieron no perdonar la osadía de la empresa.

Así comenzaron a inundar el compromiso de los Hombres Tristes del Yacaré. En un principio minaron de dudas el éxito de la empresa, haciendo que algunos de los yacarés resistentes abandonen la lucha y se dediquen a oficios más saludables.

Durante un tiempo los Refutadores de Leyendas jugaron con sus cartas más sucias: comenzaron a poner trabas en el nado, convencieron a los choferes de los ómnibus de la peligrosidad que acarreaba transportar tal impreso, tentaron a los más débiles con las ventajas de abandonar su tierra y mudarse Asunción, convencieron a otros de la imposibilidad de sostener la continuidad del relato resistente en las páginas del yaca, minaron de incompresión a los lectores de ambas márgenes.

Sin embargo, casi como un milagro, millones de ideas y cuerpos viajaban cada quince días para hacer realidad la escamosa, múltiple y contradictoria piel de este réptil. Así fue como los Hombres Tristes del Yacaré orquestaron encuentros, desencuentros, proyectos, amores, desencantos y discusiones, siempre empuñando el trago del licor del olvido. Mientras tanto, los lectores celebraban, se emocionaban, discrepaban, sentían como propio o lo alejaban al relato plasmado en el yaca.

Lo cierto es que los Hombres Tristes lograron algo que aún ellos no dimensionan: situarse en el mundo con su palabra, una palabra articulada desde la multiplicidad de sus propias existencias. La palabra como necesidad ante este vacuo silencio. Una palabra de memoria y olvido.

Cuentan los que cuentan que los Refutadores de Leyendas aún andan merodeando por el barrio de los Hombres Tristes. Dicen que han encontrado el punto de la estocada final: emborracharlos con el licor del olvido para acabar de una vez por todas con las temerarias empresas que pretenden reírse de la muerte. Otra vertiente, sostiene que el paso del tiempo y la tristeza harán lo suyo, como a otros.

Mas considero que los muchachos tristes de ambas márgenes todavía creen que “por mucho que me ría no me olvido de nada, compañeros”, como dice Dolina.  Algo sé: el proceso fue largo, hermoso, equivocado, acertado, el signo de un cambio para ambas márgenes. Hoy, hace rato que yo como algún otro lector, extraño la ventanita de Resistencia en la piel del yaca y la su piel por las calles de Asunción.

*Texto escrito en el semanario asunceno El Yacaré, hace más de un puñado de años, cuando todavía este impreso recorría las calles de Asunción y un poco más allá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s